lunes, agosto 21, 2006

ladrón de maletas

todos padecemos la ciudad
la manifestación, la represión, la inseguridad
salgo de casa y llevo únicamente lo necesario
un par de monedas para el colectivo
un cuaderno
tengo que cuidarme
aun así no puedo evitar que el acento me denuncie
el fin de semana fui despojado de mis pertenencias
¿para que le serviría palabras y objetos personales?
es imposible no sentir impotencia
la situación domestica nunca es buena
hay que tener presente que no es nuestro lugar de origen
que en cualquier momento
alguien saca una navaja y te quita lo que traes
una patrulla nos detiene porque la apariencia es sospechosa
la ciudad no solo exige
si no también roba

***
no se puede actuar así con el extranjero
le roban lo que trae
y lo que mas duele
son las palabras
no escritas
¿de qué le servirán trozos?
si supiera leer
le ardería los huesos y el corazón
lo que ha robado
es un trozo de patria

***
la palabra arrebatada
no revela nunca
permanece muda

***
luchar… conseguir… atender las necesidades básicas
en cinco minutos el resultado del esfuerzo se reduce a nada
el ladrón de las palabras llega y no sabe lo que roba
engaña al extranjero y lo despoja
si se rehúsa al engaño
llega la violencia física

¿de qué le servirá
por cuanto venderá los trozos de una patria
junto con cariño
y recuerdos
depositados en cuantos objetos?

***
sé por tu mirada que no hay nada perdido
lo que se pierde en cinco minutos se recupera
tus ojos me abrazan y me dan reflejo
yo me interno
mañana comenzaré a reconstruir
las palabras nunca sobran
y siempre hay mas de las suficientes

***
la ciudad esta hecha de inmigrantes
si conocemos a alguien del lugar de origen
compartimos preocupaciones, visiones y la tierra
se aligera la angustia
y la permanencia da otro giro:
no somos los únicos

***

si el trabajo lo permite
salimos en busca de un nuevo sitio
un nuevo sentido a la permanencia
miro tus ojos y me profundizo
venimos a descubrir y somos descubiertos
llegamos a casa
nuestros cuerpos se exigen
pareciera que las raíces que depositamos en el otro
se volvieran mas intensas y mas fuertes
cuando lo analizamos detenidamente
son nuestros anhelos y esperanzas concretizadas
lo sabemos porque cada noche es una razón
nuestro cuerpo es un mismo lenguaje