viernes, agosto 11, 2006

siguientes poemas

dos habitantes
son demasiados para una ciudad como esta

***

tengo presente que estoy en otro sitio
a cada habitante le corresponde meno espacio
los vecinos siempre invaden
hay que descender del metro
caminar bajo las aceras
vigilar que ningún auto atropelle

es imposible los retrasos
aunque el día comience con uno

cuando estoy contigo
cambia
la ciudad queda solitaria
y se asemeja tu cuerpo


****

millones buscan en el periódico, en los tableros, en los supermercados
y cuando encuentran se aferran a que sus crisis terminen

llega la madrugada
y tus ojos denuncian el deseo porque las cosas cambien
por las mañanas la necesidad se presenta
ahuyenta los ánimos de procurarnos tiempo
aunque sean un par de segundos
para conocer un monumento, una plaza
sobre todo
conocer otra ciudad juntos

****

¿cuándo el extranjero dejar de ser un extraño?
no venimos aquí para adoptar otra ciudadanía
tampoco para entender nuestra tierra en otra
hablo como he hablado desde niño
aunque también procuro asimilar las costumbres
que aquí existen
también sus ideas, construcciones, sus preocupaciones
estoy aprendiendo a domesticar las necesidades
y a neutralizar mis miedos


***
siempre hay otra tierra
nunca se llega a casa
porque la casa es una idea interna
que no está en su sitio

***

de vez en cuando
no le brindo a nadie mis lágrimas
extraño sin hacer un inventario de lo que extraño
veo teléfonos y el de marcar aparece
de vez en cuando
hago lo imposible para que mis lágrimas
no se pierdan
las ofrezco
para que regresen