lunes, diciembre 11, 2006

retratos de “living la vida hardcore”
a echaury
i
convergemos en el mismo punto
con las medidas exactas y sus exigencias
(tengo que quitarme la careta sin asustarme de mi)
nadie y absolutamente nadie afirmaría que existo
si alguien se parara frente a mi
le diría lo siento mucho en garabatos
le presumiría mis desarticulaciones
de loqueras momentáneas con desalenguajes:
tengo la fortuna de contar conmigo
las ideas mas profundas, pensamientos, teorías reducidas a fonemas
el mago vino a reclamar su magia que fue robada
yo sé que cualquiera me hace daño
me toman como loco, ciego
asústese de mi
tenga un poco de cordura o de razón
-marche por la puerta trasera
ya hizo un poco de capital y tiene para viajar por el mundo-
tome esto con la seriedad absoluta que tiene
una lógica convencional como la que no hablamos:
el ahora se hace presente en el hoy
y yo bajo ese principio me alimento de lo abstracto
para que no genere sombra

ii
cuando voy por las calles recuerdo a los que murieron
tío Tom, la abuela y hasta ducky
se que habrán de resucitar
yo resucité 365 veces
gustaba morirme los fines de semana
arruinar los super bowls
finales de soccer y dos que tres mundiales
a los que me ven se pasan de largo
a la gente no le gusta los que resucitan demasiado
piensan que llevamos que nuestra existencia lleva una gran condena
no es así
la ultima vez que reencarné fui Hittler

iii
si te digo que estoy muerto ¡cuídate!
tu cabeza tiene precio y querrán cobrar la recompensa

iv
sonideros: la vieja canción se hace presente
toma otros ángulos y sentidos
el músico toca como si realmente alguien disfrutara
vuelve a cantar la misma tragedia
esta historia la vivió mi padre y mi abuelo
esa rumba ya la bailaron
mi madre se hizo esposa y mi abuela no paró en recriminarle
la música era exactamente la misma
¡oh no¡ no seré quién lleve el compás de esta pieza
ni el músico

v
hay mucho que decir que las palabras llegan como plomo
nos dejan al ras de la lona
cuando regresamos de la inconciencia
la realidad se manifiesta en el cuerpo
no sabemos donde nos duele mas
el corazón es un viejo boxeador callejero
que está recibiendo su último gancho
ya no puede defenderse
sabe que el golpe es al hígado
y ya no puede cubrir la retaguardia

vi
dejen que los maricas hablen
esto es un cóctel de imágenes estéticas
cuadros pintados y trazos perfectos
usted no es un poeta
no es lo que se dice un verdadero poeta:
las noches en cualquier cuarto de hotel de segunda
son ruidosas
hay navajas, sexo, marihuana
a la administradora cocaína le tocó la venta
qué va a llevar
¿usted ha olido esos cuartos y ha dejado su vida a la suerte por 30 minutos?
le pregunto porque ningún cuerdo lo haría
aquí todos somos topos y mendigos