martes, julio 05, 2005

en una galaxia muy pero rete muy lejana o en un tiempo muy lejano o rete muy lejano

La guerra contra los Spranences y los Bnonikas por las lunas de Júpiter ha llegado a su fin, los terrestres han logrado la colonización de las lunas y la explotación de sus recursos naturales, la federación terrestre para lograr la victoria tuvo que pedir al narcotráfico terrestre ayuda para el combate, ya que ellos son los únicos con posibilidades económicas de sostener una guerra. A cambio, la federación cedió la Ciudad de la Nueva México para el libre tráfico, logrando con esto el libre comercio de cualquier tipo de mercancía, drogas, esclavos alienígenas, y comercio sexual.

Los alienígenas han sido expulsados del planeta, los pocos que quedan se encuentran en cautiverio, como esclavos, o en el comercio sexual. Se toma como una gran degradación al ser humano las relaciones alienígena-terrestres, aun cuando son ellos quienes han levantado las economías de los países federativos, ya que son los que trabajan en los campos agrícolas, son trabajadores de la construcción y de las grandes fábricas. Son mas azotada por los gobiernos de la federación. Algunos son utilizados en la Ciudad de la Nueva México, donde todo se puede, como parte del comercio sexual, ya que se tiene el mito que los alienígenas son capaces de producir los orgasmos mas insospechados en toda la Tierra, como si la experiencia fuera de otra galaxia, llevando al éxtasis a quienes practican el Alefilía aun cuando las prácticas son condenadas por los grandes grupos ultra conservadores, religiosos y políticos de la tierra.



LOS CONTRABANDISTAS


I

De lo que acaeció cuando me clavaron la verga, me hicieron puñal, entregamos la mercancía, el Mike se introdujo sustancias diabólicas, y los apóstoles hicieren que corriésemos para salvar vuestras vidas.


La nave había partido a las 9 horas según el Horario del planeta Astronerval, la mercancía debería entregarse a las 8 de la noche del domingo 31 de octubre, todo estaba arreglado y con los cálculos necesarios para llegar a tiempo a nuestra misión: entregar los Alienígenas del planeta Astronerval en la Ciudad de la Nueva México para el trafico sexual, el contacto allá era Spencer Arenas, un tratante de marcianos y traficante de drogas que nos daría a cambio nuestro pago en efectivo.

Mike ha sufrido grandes decepciones, lo han dejado por su mal aliento, se ha clavado transexuales sin darse, lo que ha provocado por lo menos, la muerte de dos ellos a causa de las grandes putizas que les ha propinado, o le han puesto el cuerno requetegacho. El Mike está decepcionado del sexo, ya no cree en el. La chaqueta, jalada o masturbación ya no la siente chido, ya no goza con la mano desde que ha tenido que ser operada para extirparle toda clase de callos y de cabellos, he incluso cuenta la leyenda que su pito está reconstruido después que en una ocasión se lo arrancó de increíble fuerza, pero eso no lo cuenta, yo tuve que saturar el pene con agujas e hilos de caza de alienígenas cuyos hilos son las más delgados y resistentes capaces de inmovilizar a un elefante, porque las clínicas no existen y con un tipo extremadamente califas, capaz de penetrar cualquier cosa que se mueva, pues es imposible.
Después de aquello, el Mike prometió que nunca pondría en riesgo su cosa, y se volvió adicto al SKY BLUE 15 una droga intravenosa que afecta directamente al aparato reproductor haciendo que el pene tenga prolongadas erecciones, y que la piel perciba hasta el más mínimo viento, el cuerpo experimenta una absoluta excitación, esta droga también afecta al sistema nervioso y crea en los consumidores grandes alucinaciones sexuales. Para que entiendan, quien la consuma es capaz de sufrir, con solo la alucinación, un tremendo orgasmo, como si estuvieran en una relación sexual de más de una hora, y llegar a estados de inconciencia.

Íbamos a entregar la mercancía. Dejé Mike chingándose un SKY BLUE 15, se puso azul y lo dejé en su rollo. Yo me fui atrás con las alienígenas que se encontraban en los contenedores. Miré, no era la primera vez que probaba la mercancía antes de entregarla, miré la que más que gustaba. Tenía unas ganas de meterla, de atorarla en lo que fuera. Tenía cuatro senos, descubiertos, una piel peludita, unos labios carnosos verticales, no tenía dientes, su boca estaba destinada a succionar. No aguantaba, el pene era una hinchazón. Supo desde el primer momento a lo que iba. Me sonrió.

Los machos tienen un orificio que les permite respirar en la espalda, eso me excitaba más, quería también metérsela, con dos a la vez, hembra y macho. Los saqué de sus jaulas, chupé los senos uno por uno, los mordí, le metí mi verga por el recto, por la vagina, los dos a la vez moviéndonos rápido y muy fuerte, hasta el momento que las dos vergas se tocaron, había cuatro manos para cuatro senos, tocados a mismo tiempo. Los otros machos emitían sonidos extraños, estaban excitados y se movían de forma violenta. Se tocaban sus genitales, nos rodearon y se masturbaron. La leche cayó a mi cuerpo y una hembra dijo que se la metiera. Me enseñó su ano. Atórame tu cosita, déjame deslizarme dijo otra. Al momento de penetrarla, la otra tomó sus manos para introducírselos, otra me puso sus senos en mis labios y comencé a chuparlos, cuando ya sentí que me venía los machos me tomaron, metieron sus vergas por mi boca y por el ano, todos se movían muy duro, me vine y ellos se vinieron en mí, sentí mi boca y mi ano llenos, estaba mojado y muy abierto, estaba muy asustado. Y salí corriendo del contenedor.

--Mike, Mike ya me chingaron. El Mike estaba hasta la madre de drogado.
--No mames güey está de pocas.
--Mike, Mike esto es grave.
El Mike estaba muy metido en su patín, faltaba un día para llegar a La Nueva México y el güey estaba muy pasado.
--No mames estoy viendo unas nalgas, unas tetillas, que redondas y redondillas nalguillas.
--Cálmate.
El Mike se sacaba la verga y hacía movimientos pélvicos como si se enchufara al aire, y sin que nadie lo frotara, se vino y quedó desmayado. Había tomado una sobredosis de SKYBLUE. A mi me salieron ronchas grandes blancas, y me asusté, sentí hambre, comí un poco, el piloto estaba encendido, me puse ropa para que el Mike cuando se despertara, no se diera cuenta.

Cuando desperté mi cuerpo estaba enronchado, parecía que tenía un disfraz de gato encima, mi pene había crecido más de lo normal, el Mike estaba todavía dormida y con baba blanca saliendo de su boca. Me pasé de SKY BLUE, dijo. Puso su mano en mi hombro para reincorporarse, al contacto reventó una roncha, sentí un placer, ¡ay¡ gemí y él se sacó de onda.
--Perdóname es que hoy tienes la mano mas suavecita.
--¿Qué le pasa mi Joe? A poco ya se le está volteando la Canoa,
--Ay no como crees.
--No te habrá atorado la verga alguno de esos marcianos.
--mmm, no, para nada.
--Joe
--Ya bueno si pero tantito, solo la puntita.
--A ver cabrón. Me sujetó con tal fuerza que me reventó una roncha, y volví a gemir.
--¡Ay! Si quieres hacerme tuya, solo viólame.
--Vamos a la parte de atrás.
--¿Te refieres a que te enseñe el coño? Pues míralo, verdad que se te antoja.
El Mike le dio un chingo de asco ver mi coño peludo.
--Súbete ese pinche pantalón cabrón y vamos a la parte de atrás de la nave.
--Hasta que se me va hacer.
--Ya cabrón déjate de mariconadas y vamos a la parte de atrás
Le aventé un beso y el culero me puso un trancazo, haciendo caso omiso de que a una dama no se le toca ni con el pétalo de una rosa, al contacto del golpe me reventó mas ronchas y volví a gemir de placer.
--Pégame, pégame, hazme tuyo.
El Mike notó que la verga me había crecido demasiado.
--Y esa cosota ¿para qué?
--Para miar, si quieres te la cambio. Le toqué la suya y me tiró otro madrazo y volví a gemir.
--Ya no mames.
Fuimos a los contenedores y la población de alienígenas habían aumentado, habían nacido otros en un día. Algunos con la cara mía.
--¿Tú hiciste esto, pinche pendejo?
--ay si pero no se lo digas a nadie.
--¿Qué vamos hacer?
--Los vendemos también, en unas horas tambien serán material cogible.

A una horas ya habíamos llegado a la Ciudad de la Nueva México. Estacionamos las naves, y fuimos al Mercado a entregar la Mercancía. Yo me quedé comprando batas y otras prendas monas, y el Mike se metió a la taberna de Spencer Arenas: The Trafic.

--Qué tal negocio Spencer.
--Me acaban de conseguir unos SKY BLUES RR15, son más efectivos. Tomó una cantidad sumamente pequeñísima, y le dio a probar. Al contacto sintió como su pene se erectaba y sentía como se corría. Con un poco mas y estarás alucinando muy chido. Pero ten cuidado porque donde te sobrepases estarás chorreando tanto hasta que te debilites. Hasta que te quedes como un árbol sin hojas.

Afuera de la taberna descargaban la mercancía. Había más alienígenas que las que habían pedido, pero de todos modos el Spencer pagó. En la taberna los punketos hacían su desmadre con su música Fatzkits , celebraban la libertad de la Nueva México. Había, según ellos, caos y anarquía. El sonido del lugar paró cuando se anunciaron descuentos en la recién llegada mercancía. Todos corrieron sacándose sus vergas, cuando un tipo de barba abundante, parecido a Cristo, irrumpió con una metralla Lasser B12, y junto con 11 secuaces y una Magdalena, llenaron el recinto de disparos. Calma tu pedo, aquí lo que rifa es la libertad, nuestras conciencias libres, simón ese tu vives de excusas, y nosotros de alienígenas. Los anarcos se prendieron y comenzaron la mega putiza con el grupo de los 11, la Magdalena y el Cristo. El Pedro mordía orejas, el Pablo degollaba a cuanto punketo tenía enfrente y Mateo sacaba corazones al por mayor. Magdalena arrancaba pitos. El Cristo corrió a las bodegas, al Mike se escondió y miró como llegaba con Spencer:
--Soy Chuy González “El Cristo” y estos son mis apóstoles, vengo desde Buenos Aires a limpiar la escoria de la Nueva México.
--¿Pero en la Nueva México está permitido?
--¿Quién te surte pendejo?
Con un movimiento de su mano señaló donde estaba escondido Mike, el corrió, llenó de disparos al cuerpo de Spencer y corrió con sus apóstoles detrás del Mike. Yo compraba una mallas, me sujetó de la cintura, y comencé a gritar entre la gente. Me quiere violar, me quiere violar abran paso, abran paso que me quiere violar. Subimos a la nave y comenzamos nuestra marcha, dejamos al Cristo con la promesa que nos atraparía.