viernes, julio 29, 2005

la ultima entrega

IV

De lo que acaeció cuando la Federación dio muerte a Jesús González, y puso en marcha el plan de limpieza en la Nueva México, violando así con su pacto con el Narco.

La Federación sabía, al momento de ceder la ciudad de La Nueva México, que una vez que consiguieran las lunas de Júpiter, traicionarían su palabra para recuperar nuevamente el poder de la ciudad. La manera de lograrlo sería mediante una guerra de baja intensidad, una guerra por debajo del agua, y pusieron en marcha el denominado Plan de Limpieza. Su primera fase era la captura de peligrosos criminales para después mostrarlos a la sociedad, ejerciendo sobre ellos los más terribles castigos. El argumento era que el planeta debería ser nuevamente educado, y a la vez, mostrar su poderío al narcotráfico.

Obteniendo la ciudad de La Nueva México, volvería a tener el control del planeta. Los criminales que atrapaban (o elegido) eran llevados a una muerte, para después, mediante la inyección de energía nuclear, revividos y programados mediante chips líquidos, para la cacería de traficantes. Jesús González había sido capturado en la ciudad de La Buenos Aires. Y su tortura era trasmitida por pago por evento, era el programa con mas raiting, por los consorcios televisivos, quienes colocaron pantallas, a las fueras de las plazas comerciales. La BBC tenía la mejor cobertura. Un reportero acaparó a Pedro:
--Es cierto que usted era cómplice del Cristo.
--No, de donde usted saca eso, me confunde yo soy comerciante.
--Es verdad que usted mordió la oreja de un agente.
--Ya le dije que yo soy mecánico.
--Pero usted acaba de decir que es comerciante.

Es él, es él, gritaron unos agentes que allí se encontraban, Pedro tomó el micrófono y gritó: Soy inocente, soy inocente, mientras la cadena trasmitía la captura. Los otros apóstoles ya habían sido arrestados, de la casa de Magdalena, fue Pedro el único que pudo escapar, pero al baboso se le ocurrió ir al lugar donde sería crucificado y fue identificado fácilmente.

En el lugar, había llaveritos, playeras, sovenirs y toda clase de recuerdos con alusión al acontecimiento, gorras, fotos apócrifas con la firma del Cristo, incluso había tipos que presumían haber sido robados, violados y drogados por el Cristo como ahora lo nombraban. Entre las playeras había leyendas que rezaban: El Cristo se chingó a mi hermana, Yo fui culo del Cristo. E incluso en el cuerpo del Judas que colgaba de un árbol de la plaza El Calvario, se podía leer en el trasero, El Cristo aquí estuvo.

Al salir a la procesión con su cruz, la gente aclamó entre gritos de Viva el Cristo Rey, es tocho mi Cristo, toda clase de porras, lanzaban cuetes, papeles, confeti, sonaban matracas, había fiesta, era una gran fiesta. La audiencia televisiva pensaba que algo verdaderamente iba a pasar, seguían muy de cerca el vía crucis, llevaron a sus corazones los grandes momentos de su calvario, cuando lloró, cuando cayó por tercera vez, cuando habló con las mujeres de la plaza, y hasta cuando dio su ultimo aliento: La neta diosito, la neta diosito, párteles su madre a esos hijos de su puta.

Reviva una y otra vez los grandes momentos del vía crucis con CASTICARE, castigos primitivos para grandes delincuentes. Era algo de la publicidad que programaba la cadena de entretenimiento familiar, la cuál estaba encargada de aplicar el castigo al Cristo. Ahora ponía a la venta el video conmemorativo del castigo. Inexplicablemente cuando murió cayó una granizada. La población pensó que tenía un poder especial, y tuvo miedo, otros pensaron que todo era actuado y que estaba preparado para cuando muriera. Y los demás mejor apagaron sus televisores porque para churradas, ya estaban hasta la madre.

Cuando terminó la lluvia la federación recogió su cuerpo para resucitarlo. Su misión iba a ser de la más difícil. El junto con sus apóstoles, deberían desmantelar el Cartel de Júpiter, cuya cabeza principal era Spencer Arenas, llevaron su cuerpo a la maquina y comenzó la resurrección. La maquina era cámara de agua, transparente, llevaron los apóstales para estar alrededor para que miraran como iba a volver a la vida. A cada uno le inyectaron un chip líquido. Los altos mandos les advirtieron que si querían seguir con vida y ser libres tenían que trabajar para la federación. Tenían a los 11 apóstoles más una Magdalena en fila como si fueran cadetes: Aceptan trabajar para la Federación, haciendo lo que el planeta y la sociedad requieren. Si aceptamos. Cada apóstol fue dando las nalgas, quedaron atónitos cuando vieron con vida nuevamente a su jefe, su misión mariquitas es desmantelar el cártel de Júpiter. El Cristo pronunció las siguientes palabras una vez que salió de la cámara de agua; hermanos vamos a darles en la madre a esos hijos de su puta madre, envenenadores del planeta, los vamos a coger por el culo a los cabrones. Los apóstoles no sabían que patín con el Cristo, pero creían que tenía una visión divina y le creyeron. Ya se habían prometido con la Federación y no les quedó otra que aplaudir y decir, estamos contigo jefe.




Capítulo V
De lo que acaeció cuando nos escapamos, el Mike se vino todito, se convirtió en pellejo, me lo hice con él, llegó la metamorfosis y me convertí en una mujer.


Llegamos a la Ciudad de la Buenos aires, habíamos sido llevados allí por la nave SEDAN 22 de la Volks que remembraban los clásicos Beetles, las naves compactas, estábamos adentro todos apretados, no cabía nada, a mí se me reventaban ronchas por doquier. ¡Ay! que suavecita mano tienes mi Peter, después sonaba el putazo, a callar pinche puto. ¡pégame, pégame pero no me dejes! Hazme tuyo, dame un besito, entre todos me metían una putiza. El Mike estaba inconciente, no sabía nada de sí, se movía constantemente de manera brusca, pensaban que eran convulsiones, pero el Cristo decía que lo dejaran, que era efecto de la droga. Lo que sí es que tenía el pito muy parado y yo de vez en cuando se lo frotaba. Cuando llegamos el Mike comenzó a eyacular y a eyacular tanto que toda la nave quedó por dentro blanca, la nave por dentro era una plasta de baba blanca, todos salieron corriendo y con asco. Yo pude sacar mis manos de las esposas y tomé a Mike todo inconciente y corrí para escapar del Cristo. Cuando se percataron dispararon contra mí. Como el Mike tenía la verga de fuera, y muy bien crecida, constantemente corría y se la chupaba, total, nada es gratis en esta vida, y corrí y gritaba me violan, me violan.

Habíamos parado en una avenida, y pude burlar la policía diciendo que ellos nos habían secuestrado, y que me querían violar. Ellos no se dieron cuenta que estábamos siendo perseguidos por el Cristo, no lo reconocieron, y de inmediato los detuvieron y yo me escondí en una finca abandonada, estaba destruida, había indicios de haber sido uno de los tantos inmuebles que fueron alcanzados por la guerra con los extraterrestres que habían atacado a la Ciudad de la Buenos Aires, y como no había nadie y como para luego es tarde, me quité la ropa y me monté en el Mike, total un día se me iba hacer, sino era hoy entonces cuando, y una con semejante urgencia, pues no puede decir que no a las circunstancias, cuando la canoa se te hace agua, pues se te hace agua y hay que aprovechar lo que tenemos a la mano.

Mike apenas si respiraba, y seguía eyaculando de manera más lenta, poco, ya era solo un pellejo, se estaba quedando sin vida, los ojos se estaban hundiendo, casi se salían, se iba a morir eso era un hecho, el sin vida pero con el pito bien parado, estaba muriendo como los grandes, yo me le monté y lloraba, lloraba porque perdía a mi compañero, a mi machín, a mi camote (a no ese no, ese me lo estaba metiendo por el ano). Me lo estaba haciendo con su pene porque en su memoria, y lo recordaba, las veces y tantas veces que nos fuimos a la caza de alienígenas, como me hice hidrocanóico, la vez que me abrazó cuando supo mi condición y como quiso curarme, la vez que me chingué con el mis primero alienígenas. Y de pronto sentí que algo estalló dentro de mí, y supe que acababa de morirse, ya solo era pellejo, se quedó flácido, todo flácido, desde la cabeza hasta todo. El pelaje comenzó a crecerme, y a endurecerse, me estaban brotando raíces. Se enredó en mi cuerpo, y de pronto estaba en un capullo. El Mike era un globo reventado que quedó, ahora estaba en una metamorfosis, ahora sería una linda mariposita cuando saliera por fin de este capullo.


Cuando llegaron el Cristo y sus secuaces a la comandancia, los policías se dieron cuenta que estaban en una misión secreta, que estaban sobre la cabeza de Arenas, y que en tal misión (donde Arenas ya había muerto) seguíamos nosotros Miguel Marchas y Joe Trino.
--pendejos los dejamos escapar, por su culpa, esos eran los más grandes contrabandistas de alienígenas.
--pero es que no sabíamos quienes eran y ustedes se veían muy sospechosos, estaban persiguiendo a una bella dama, con un chamaco todo tubérculo en brazos, y no podía permitir eso.
El Cristo estaba que se lo llevaba la chingada, no podía simplemente concebir que los criminales que tanto estaba buscando se le saliera así de simple, tenía que hacer algo, lo que sabía era que no había salido de la Ciudad, no al menos con la condición de salud precaria que presentaba Mike. No con la sobredosis de SKY BLUE que se había metido. Bastaría con rastrear la zona para ver donde nos habíamos quedado. Así que ordenó nuestra búsqueda.
Yo estaba dentro del capullo, no podía moverme, era permanecer allí hasta que sucediera la ruptura. Por dentro era una matriz, yo estaba conectado a un cordón que entraba a mi cuerpo por el ano, este tubo a parte de brindar placer, me introducía los nutrientes que me mantenían con vida, el Mike se disolvía conforme pasaba el tiempo en el líquido que contenía el capullo. Lo había perdido, ya no estaba, yo quería vivir con el toda la vida, me siento sola, me siento que no valgo nada, como si las hormonas me estuvieran cambiando, ayer incluso creí haber menstruado, estoy que ni yo me aguanto en esta burbuja, llevo ya semanas enteras, sin saber que pasa en el exterior.

Conforme pasaba el tiempo El Cristo se desesperaba, ya pasaban semanas de habernos escapada y no daba ningún indicio de saber de nosotros, la llevó Magdalena, que un día al haber entrado en su oficina, le gritó que era un puta y que como tal, tenía que hacerle una chupadita, la Magda se resistió y lo harañó, nel cabrón mis nalgas y mi boca ya sabes para que son, pero tienes que pedirlas, con amor con un poco de amabilidad de tu parte pinche Cristo, no te pases de lanza. El otro pendejo le asestó tremendo bofetón pinche pendeja, pues que te crees.

Comenzó a crecerme mis senos, a las 4 semanas ya eran 3B, a las semana se me había caído el pito, y a las 6 ya había pasado mi primera vez, estaba llorando, porque ese paso siempre es recordable e inolvidable para cualquier mujer, ya estaba en edad de desear y merecer, ya pesaba mas de 50 kilos, a las ocho ya me había crecido las uñas, unas semanas más y ya tenía chidas caderas. A las 10 ya sabía pintarme y hacerme unas con los dedos, ya sabía orgasmearme yo sola, a las 2 meses ya sabía pintarme y ya estaba preparada para tener novio y leer vanidades, por lo que decidí que era hora de romper el capullo y ser mujer.

El cristo no dejaba de desahogar su frustración con Magdalena cuando fue avisado que habían encontrado un capullo. Se metió la verga a su pantalón y le dijo a Magdalena que limpiara su boca, y fueron a la casa abandonada, en el momento fui rompiendo el capullo, el cuerpo de Mike se había deshecho por completo, ya no quedaba ningún rastro, el capullo lo deshizo. Saqué primero las manos, después la cabeza y luego todo. Estaba desnuda, los apóstoles se quedaron con la baba de fuera, Pedro exclamó

--hay que rifárnola y a quien le toque, que se la chingue.
--espera Pedro, ¿Qué haces aquí? ¿cuál es tu nombre?

Era obvio que no había reconocido quien era, a sus ojos era toda una belleza y no pude decir ninguna palabra me sentí mareada y desmayé en sus brazos, me tomaron en sus brazos y quisieron cogerme, pero me llevaron a la nave para hacer su investigación. Para allá interrogarme.



IV
De lo que acaeció cuando me llevaron a interrogarme, me violaron entre las gente del Cristo, la federación perdió la batalla contra el narco, buscaron al Cristo y formé un nuevo equipo de contrabandistas.

La operación limpieza había resultado un fracaso, los narcos no iban a ceder en ningún momento, como era demasiado obvio, la zona de tolerancia instaurada en la ciudad de la Nueva México, no resultó, pues al ser declarada como zona libre, dejaba de ser negocio, los precios por las diferentes mercancías se habían abaratados y eso ya no representaba ningún atractivo. Con la muerte de Arenas, la guerra entre el narco y la federación se encrudeció, el cartel de la Nueva México se extendió hasta Calli, y la Ciudad Pablo Escobar, surgieron los cárteles de Arequipa, y de Santiago, quién controlaban el mercado intergaláctico.

Nuevamente el tráfico de alienígenas estaba en boga, esta vez nosotros éramos las más buscadas y las que controlamos el mercado, trece lesbianas y una magdalena, capitaneadas por mí, Sara Juana, y en el segundo mando María Cristina, y en el tercer María Pedra.

Me atraparon y me llevaron a la cámara de interrogación:
--Ese hombre es mío, perra.
--¿Tuyo?
--Si es mío.
--pos la que haga mejor su trabajito que se lo lleve.
--perra cabrona, ahora verás.

Magdalena se me abalanzó contra mí a rasguñarme la cara, yo estaba completamente desnuda, solo estábamos las dos en el cuarto de interrogaciones, nos agarramos las greñas, llegó el Cristo y nos separó:
--Haber cabronas, despéguense. y Tu me vas a decir de donde vienes y quien eres
--Me llamo Sara Juana.
--Cómo es que habías llegado hasta ese lugar, ¿A caso tú eres el contrabandista que estamos buscando?.
Me sacaron un poco de sangre para hacerme pruebas de ADN, para verificar si realmente yo era Joe o Mike.
--Que no se ha fijado que debajo de mis piernas no hay más que una gran rajada. ¿Por qué no invita a sus hombres a introducir sus miembros y así comprueban que soy una mujer?
--¿pudiste haberte hecho la operación jarocha?
--¿por qué no lo comprueban, usted y sus hombres?
--cállate perra.
Me puso un golpe en el estómago. Llegó Pedro con los resultados de los análisis.
--Salieron negativos, la estructura del ADN no corresponde con los de los contrabandistas.
--Ahora vas a hablar perra, yo sé que tú sabes dónde están. Pedro diles a los muchachos que vengan. Magdalena, salte de la habitación.
--¿Se la van a Chingar entre todos?
--Salte pinche Magda, esto es solo para hombres.
--Y después te vas a venir conmigo pinche perro.
--Qué te salgas he dicho.
Entraron todos a la habitación, y entre Mateo y Juan me tomaron de las manos y piernas, ahora si pendeja, vas a saber lo que es rico. Ábrete de piernas. Cabrones a desnudarse, gritó el Cristo. Y al momento ya estaban desnudos y tocándose todos el pito, y cada uno fue entrando, me mordisqueaban los senos, a veces la pucha, a veces me lo volvían a meter por el recto. Cada uno hasta que yo quedé desmayada, inconciente, sin saber que hacían, todos se llenaron entre sí, todos estaban extasiados, de pronto sintieron sueño, y quedaron acostados alrededor mío. Fueron vencidos. Les había costado más de tres horas violándome.

Magdalena entró a la habitación muy desesperada, había llegado una información en la que se tenía que ejecutar nuevamente al Cristo, porque el narco ya se había dado cuenta de la operación limpieza, y había tomado las ciudades de Cali, de Arequipa y que ya habían penetrado La Buenos Aires, por lo que era necesario ejecutar de manera silenciosa al Cristo, sin Testigos, y los apóstoles tenían que ser encarcelados.

Cuando entró miró a todos dormidos y llenados de pelos y de bolas el cuerpo. -----Qué les pasó cabrones. Levántense cabrones, que tenemos que huir.
--Ay Magda, que loca vienes.
--Ya se les está saliendo lo hidrocanoico.
--Ay chula, como crees.
--Cristo tenemos que irnos.
--Ay perra, soy María Cristina, una nueva mujer.
--¿Qué hiciste perra?
--Yo nada, ellos me violaron.
--Pendejos el era Joe, al que estábamos buscando.
--¿Cómo puedes decir que eras ese bruto, ay, que anti-estético?
--después jotean cabrones, vienen por nosotros.
--¿y me van a salir una chichis como las tuyas?
--ay no cómo crees. A lo mejor más bonitas.
Le di una palmadita en el hombro y se le reventó una roncha, ay, geminó, juguemos a la trais, después todos los jotos corrían y se reventaban ronchas. Pendejos, exclamó Magdalena, hay que escapar antes que llegue el ejercito de la federación.
Cuando salimos corriendo, las tropas ya venían atrás, subimos a la nave y los perdimos. El vocho espacial aterrizo en la luna de Júpiter. Y el doctor les explicó que ya no había nada por hacer, que ahora los machos, serían machines hasta que otro hombre se los cogiera. Magdalena contrató a un putote negro, pero le advirtió que si no quería convertirse en vieja, tenía que usar un condón especial que doctor de Júpiter le había dado, el negrote les metió la verga y al final, pos la Magdalena aprovechó también.

Todos sufrieron la metamorfosis, y al término de la misma, había salido doce nuevas mujerzotas rubias, altas y bien dotadas, junto conmigo y la magdalena ya éramos un grupo de amazonas bien buenas, con capacidad de merecer, y hacer putos a cuanto machotes se nos pusieran enfrente de nuestras puchas. Ahora había nacido el grupo de las Amazonas, semidesnudas, que ahora se dedicaban al tráfico alienígenas y ha hacer putos a los hombres. La federación nunca supo qué pasó con el Cristo, ni con su banda, en los postes que ofrecían recompensa por la captura de dichos malandrines, nos jadeabamos, y nos burlábamos, total capitaneadas por mi, éramos las capas del mercado y del contrabando de Alienígenas.