lunes, octubre 10, 2005

avance

Prólogo

I
Una antología testimonial sobre la creación literaria, (poesía y cuento) de los jóvenes que son parte del mapa literario de Jalisco, es un trabajo digno a realizarse, porque refresca la visión de los especialistas, señala las características, y a la vez, hace un registro de las nuevas voces y los inserta un el contexto literario regional. Por joven tomamos aquellos nacidos después de 1970, y los clasificamos en dos categorías: 1. Nacidos después de 1975 2. Nacidos después de 1970 y que solo hayan publicado después del 2000 como punto de partida, para definir “literatura emergente” y que su producción se haya realizado en el estado. Los objetivos que nos llevan a realizar la presente antología es:
1. Conocer propuestas de jóvenes mayores de 30 años y menores de 25 que no han publicado libros hasta el año de 2005.
2. Dar un testimonio de la renovación literaria en los escritores nacidos después de 1975.
3. La búsqueda de escritores dentro de la literatura en Jalisco cuyos nombres no son reconocibles y que sin embargo, poseen un dominio en el manejo de los recursos literarios y del lenguaje en sus trabajos de creación literaria.
4. Hacer un trabajo incluyente, que revise y considere el mayor número posible de escritores sin importar, su ideología o afinidades literarias.
Sobre la metodología que utilizamos para la realización de esta antología fue:
La revisión de la producción literaria hecha por los jóvenes nacidos después de 1975 en Jalisco hasta el año 2005, así como de los jóvenes nacidos después de 1970 y antes del 1975 que solo tuvieran publicaciones en revistas, libros colectivos o libros individuales, teniendo el 2000 como punto de partida. De los textos se analizaron:
1. Unidad literaria en sus textos.
2. Que sostuvieran el lenguaje narrativo y el lenguaje poético que proponían en sus trabajos.
3. Manejo de los tiempos, es decir, que los tiempos, independientemente de cómo sean utilizados, se sostengan.
4. Creatividad que sean novedosos y creativos para el lector
5. Que hicieran un buen uso de la sintaxis que el mismo texto propone.
6. Manejos de las figuras y los tropos literarios

II

Hace años dedicamos tiempo a hurgar el trabajo de creación literaria de los jóvenes que era expuesto tanto en revistas como en lecturas públicas. Esto reveló que existía, desde hace tiempo, en Jalisco una renovación literaria. Los jóvenes se reunían entre y formaban grupos con la intención de difundir sus textos y así nacieron numerosas revistas literarias que eran dirigidas o hechas por gente joven: Memoria de la Voz, con Isidro Delgado y apoyada por el departamento de letras, Raíz de la Voz dirigida por Luís Martín Ulloa y sus alumnos del ITESO, El Pregón de los Gambusinos, también del ITESO, La voz de la esfinge de Antonio Marts e Isabel Jazmin, Arsbélico, Antárica, espejo humeante dirigida por Bethsabé Ortega, Gabriel García y Neri Tello, mosaico revista de la preparatoria 7, Masmédula de Diego Villaseñor, Cecilia Magaña y Abril Medina, Almargen.Net de Oscar Huerta, Rémora, Dejavu y sombras de Pablo Uc Gonzáles y Ricardo Cambero. La Cataficcia de cuento Hiperbreve, por los hermanos Omar y Rafael Sánchez Villegas, Papalotzin de Berónica Palacios, reverso de Carlos López de Alba. El paso de algunas de estas revistas fue fugaz, debido a los problemas personales que existían dentro de la organización de las mismas, otras con base a esfuerzo y amor por las letras y una que otra beca pudieron resistir. Mérito aparte tiene la revista Subterráneo dirigida por Alfredo Carrera, cuyo tiraje se imprime y distribuye en Morelia Michoacan y Jalisco. Porque ha apostado por la publicación de escritores jóvenes nacidos en el interior del estado. Juglares y Alarifes, Luvina, Tragaluz, revistas especializadas dentro del estado, se han preocupado por el trabajo del escritor joven.

En 1989 Raúl Bañuelos, Dante Medina y Raúl Aceves sacaron a la luz un de los trabajos más importantes que se habían hecho para registrar la poesía de escrita hasta ese año, la antología: Poesía reciente de Jalisco. En la que poemas de Ricardo Castillo, Ricardo Yánez, Raúl Ramírez, Erica Diez, Carmen Villoro, Jorge Esquinca, los propios Raúl Bañuelos, Dante Medina, Raúl Aceves. En ella localizaron a 354 poetas, y antologaron 73, sin duda era un referente necesario para la poesía que fue escrita por autores nacidos después de 1945. En la década posterior, algunos escritores ya eran referencia para la formación de las nuevas generaciones y la figura del taller tomó una gran importancia, La tradición literaria fluía y se recreaba con la tradición del taller que comenzó con las figuras de Arreola y Nandino esencialmente.
Raúl Bañuelos, Carmen Villoro, Ricardo Yánez, Ricardo Castillo, Roberto Villa, Cesar López Cuadras, Artemio González, Patricia Medina, Paola Alcocer eran algunos de los talleristas que dieron cabida y formación a escritores jóvenes con los que se hizo posible una renovación literaria manifestada en el surgimiento de revistas clave de la década Trashumancia, El Hoyo, Juglares y Alarifes, Hojas literarias, Diserta, Luvina, Soberbia. Así como el nacimiento de editoriales, (ahora clave en alguno de los casos) Arlequín, Mantis, Anacoreta, Luz Violeta, mala estrella, Literaria, Alimaña Drunk. E incluso era tal la expectativa de esa juventud que Tierra adentro y la dirección de publicaciones tuvieron la idea de llevar a su catálogo varios de estos autores. Algunos se instalaron en la ruptura y contracultura. Otros prefirieron la búsqueda de nuevas expresiones poéticas en el uso retórica en el lenguaje. De figuraron autores (ahora importantes) del mapa literario Luís Armenta Malpica, David Izazaga, Eugenio Partida, Pedro Goché, Luís Medina, Karla Sandomingo, Ñol Plascencia, Felipe Ponce, Gustavo Hernández, Lalo Quimixto… De los noventas debe tomarse en cuenta los trabajo de Ernesto Olvera y su antología del cuento en Jalisco, Felipe Ponce, Jorge Orendaín, y Alejandro Zapa con su antología de poesía Tiro al Blanco y López Cuadras con su libro, Muestra literaria reciente de Jalisco.

En esa época existe también una gran preocupación por fomentar la lectura y la creación en los adolescentes de la época. El SEMS llevó a cabo programas de lecturas con algunos escritores locales a las prepas. Promovió la creación de talleres literarios y la publicación de revistas. Pero su mayor acierto fue la creación del Premio Fil Joven, que se otorga cada año a nivel medio superior en las categorías, cuento, poesía y ensayo. Ya que se estimuló, de una manera muy importante, la creación y la lectura literaria entre los jóvenes, quienes a edades cada vez más precoces comenzaban a forjarse toda una vocación.

La tradición del taller en los jóvenes escritores nacidos después de 1975 se renovó con, los ahora talleristas, que en la década de los ochenta y noventas habían forjado sus voces poéticas en los talleres literarios, Jorge Orendain, Karla Sandomingo, Godofredo Olivares, Luís Armenta, Ñol Plascencia, Luís Martín Ulloa entre otros tomaron la estafeta y forjaron las voces jóvenes que ahora figuran en el mapa literario.

III

Hacer un trabajo de este tipo es bastante complicado, lleva a una serie de responsabilidades y obstáculos por vencer para lograr un resultado respetable, la pregunta inicial es: ¿una Antología para qué?, no haber respondido esa pregunta hace a cometer error tras error. Cuando se inició este proyecto pensamos que sería interesante ya organizar el trabajo literario de los jóvenes que estaban saliendo a la luz sin importar la generación a la que pertenecían, categóricamente tiramos por la borda el concepto de generación, pues hay entre los jóvenes nacidos después del 75 personas muy valiosas que, o nunca habían publicado nada o apenas tenían un libro. Nacidos antes del 75 y a nuestro ver valen la pena y que por azares del destino, coinciden en un mismo espacio y tiempo, con características muy similares a los nacidos después del 75. Esto nos lleva a un primer problema: no se puede hablar de una cuestión generacional. Al hacer una antología de jóvenes escritores se corre el riesgo latente que con el paso de los años, algunos o varios de ellos no sean representativos o de plano, desaparezcan del mapa literario. Lo que nos llevaría a un segundo problema: la realización de una antología Fantasma.
El siguiente problema viene de Poesía Viva de Jalisco, la reciente antología que realizaron Dante Medina, Raúl Bañuelos y Jorge Souza, porque la pregunta es, por qué hacer una nueva antología si acaba de salir una. Es cierto, poesía viva es fundamental, y lo será por los siguientes años. Entre los objetivos principales es hacer un registro de las voces que están coincidiendo con este momento y espacio. Cuando Paz, hace junto con Pacheco y otros la antología Poesía en Movimiento, tiene reservas con los poetas jóvenes, en ese entonces Juan Bañuelos, Francisco Cervantes, Oscar Oliva, José Carlos Becerra... y sin embargo les da el beneficio de la duda, con el tiempo, la mayoría de estos poetas se convirtieron en parte fundamental de poesía actual mexicana. Gabriel Zaid en Asamblea de jóvenes poetas preconizaba los problemas fundamentales que trae consigo la realización de cualquier antología, que iba desde lo efímero que podía resultar un trabajo de este tipo, o lo perdurable. La poesía joven resultaba un problema demasiado complejo, porque en México de los años 80 y finales de los setenta, los jóvenes escribían más de lo que leían (algo sumamente coincidente en esta época) otra, era saber quién tenía méritos para estar en una antología, una tarea demasiado difícil, sobretodo porque el pensaba que con 25 poetas podía hacer perfectamente esa tarea, el problema era quienes y bajo qué criterio. No pudo conseguirlo, conforme pasaba el tiempo, le problema se volvía mayúsculo, ya que había referencias de alrededor de 600 poetas, cosa bastante compleja. Algo similar sucede con la poesía joven en Jalisco, conforme pasa el tiempo, aparecen, nuevas revistas, nuevos plaquettes y libros, antologías, y sobre todo, autores, la facilidad que otorgan las tecnologías como el Internet, y la computadora, para la realización de publicaciones aumenta la creación literaria de manera rápida y abundante, esto crea un problema mayúsculo, ya que registrar las nuevas voces resulta una tarea colosal, y sobre todo, revisar cada y uno de los trabajos que se publican, es cada vez mas difícil. Sin embargo, esto da un fenómeno importante en la literatura joven de Jalisco, ya que la difusión de los textos es mas accesible, y por lo tanto la poesía también lo es, pero que ¿Qué tan valioso resulta los trabajos de creación literaria de los jóvenes escritores? ¿Mas aún si la información que fluye en los medios electrónicos, no suelen ser en ocasiones, suficientes y en otras erróneas? Y por otro lado lo efímero que resulta la trascendencia de los propios trabajos de creación literaria.